(El Norte de Castilla).- El colegio Filipenses de Palencia ha celebrado una jornada dedicada a la solidaridad, coincidiendo con los 200 años del nacimiento del Padre Marcos y los 500 años del nacimiento de San Felipe Neri. Profesores y alumnos del colegio Blanca de Castilla celebraron un sencillo y emotivo acto para recordar dos efemérides relevantes para la comunidad educativa y para la Congregación de Religiosas Filipenses.

Así, recordaron que su fundador, el padre Marcos Castañer, tuvo una mirada compasiva y comprometida con las niñas obreras de las fábricas textiles de Mataró, en el siglo XIX. Por su parte, san Felipe Neri fue maestro y catequista para los niños vagabundos de la Roma renacentista, y en esta nueva fiesta profesores y alumnos recordaron su gran obra de arte, que fue la reconstrucción de la dignidad de las personas desfavorecidas, llenando de alegría y humor la convivencia en las plazas de Roma.

El colegio Filipenses, siguiendo el ejemplo de su fundador, se ha solidarizado con los niños refugiados de las familias sirias que huyen de la guerra. El centro va a colaborar con el proyecto del padre Ángel, de Mensajeros de la Paz, que ha visitado, como el Papa Francisco, a los refugiados en Idomeni y está pidiendo que le presten un crucero para anclar en un puerto de Grecia y recoger a familias con niños mientras se gestionan las acogidas en países europeos.

 El padre Ángel ha solicitado la colaboración de maestros voluntarios, además de recursos para alimentos e higiene. Los donativos recogidos por el reparto de chocolate solitario, organizado en el centro, que fue donado por el club deportivo Blanca de Castilla, se enviarán a Mensajeros de la Paz para colaborar en este proyecto. El acto tuvo lugar en el patio central del colegio y durante el mismo se interpretó la canción del ‘Paraíso’, de la película de San Felipe Neri, cantada por alumnos del coro de Educación Primaria.

 

Please follow and like us: