El Papa Francisco ha pedido este sábado al Padre Ángel y a Mensajeros de la Paz "que sigan haciendo el bien" en el campo de refugiados de Lesbos (Grecia), al tiempo que ha lanzado a todos los presentes un mensaje de esperanza: "No estáis solos, estáis conmigo".

Así lo ha relatado a Europa Press el presidente de Mensajeros de la Paz, que ha viajado a la isla griega, aprovechado la visita del Santa Padre, para reunirse con los miembros de las ONG que trabajan como voluntarios asistiendo a los refugiados allí retenidos.

"Francisco ha venido a dar un testimonio y a reflexionar sobre lo que está pasando en este lado del mundo. Junto a dos patriarcas de la Iglesia ortodoxa griega, tiraron una corona de flores en el puerto de Lesbos, a modo despedida de unos seres queridos. Y es que sólo este año han muerte más 700 personas en estas aguas", ha recordado.

El padre Ángel ha señalado que el Papa ha dado durante su visita "un testimonio precioso de esperanza" a los refugiados, pero también una solicitud a los gobernantes, autoridades y a la sociedad en general "de que no pueden quedar impasibles ante este drama" en Europa.

 

Tras el homenaje a los fallecidos y la oración, el presidente de Mensajeros de la Paz ha dado uno de sus chalecos y ha acompañado al Papa Francisco a uno de los campamentos de los refugiados.

"Una de las señoras se escapó del cordón policial y se tiró a los pies de él para pedirle ayuda. También había muchas pancartas de agradecimiento y otras que decían 'Si nos quieres ayudar, sácanos de aquí'. Son eslóganes que dicen mucho de lo está sufriendo esta gente", ha detallado.

El padre Ángel cree que habrá "un antes y un después" de la visita del Santo Padre a Lesbos porque además de sus críticas a la situación de estos seres humanos "impropia del siglo XXI en Europa" también ha dejado, a su juicio, un mensaje de esperanza. "Sé que si pudiera, llenaría el Vaticano de miles de refugiados. Dijo que nos quisiéramos y quisiéramos a esta gente", ha añadido.

 

DAN 3.000 COMIDAS AL DÍA

El padre Ángel, que se encarga de parroquia de San Antón de Madrid –conocida por sus innovadores servicios y por dar cobijo y comida a los sin techo– ha viajado, con ésta, cuatro veces a Lesbos, ya que su ONG junto a Remar y el apoyo del Gobierno griego dan comidas diarias a 3.000 refugiados, además de proporcional tiendas de campaña y otros enseres.

"Cuando en el campamento ves niños y cientos de personas pidiendo una naranja y unos garbanzos de la organización, es para pararse a pensar si los niños españoles pasaran por esto. Me atrevo a decir que hay granjas de pollos en mejor situación que estos campamentos", ha aseverado.

"Sabemos que 3.000 personas son una pequeña parte de los cientos de miles refugiados atrapadas aquí o que caminan ya buscando un mejor lugar para sus familias, a pesar de esos muros y esas concertinas que sólo de verlas se te cae el alma a los pies. Europa no puede ser esto", ha apostillado el padre Ángel.

Por último, ha pedido a los representantes españoles en el Congreso y a los mandatarios de Bruselas que vengan aquí, que se les va a quedar la cara como se le ha quedado a Francisco, seria y triste. "No ha mostrado una sonrisa en ningún momento", ha concluido.

                                        

Please follow and like us: