Blog

Hogares que no sienten la recuperación

(Alfonso Martínez, LNC).- Cuando en casa no hay ni para comer, importan muy poco las estadísticas que avalan la extremadamente lenta recuperación de la economía. Ejemplo de ello son las 1.187 familias que se ven obligadas a acudir durante el presente año al programa municipal de reparto de alimentos ante las dificultades por las que atraviesan para salir adelante.

 

Así se desprende de los datos facilitados ayer por la concejala de Familia y Servicios Sociales del Ayuntamiento de León, Aurora Baza, que cifró en un total de 3.111 las personas que benefician del programa de ayuda alimentaria para personas desfavorecidas que impulsa el Fondo Español de Garantía Agraria (Fega).

 

El dato supone un fuerte incremento en comparación con las 924 familias que fueron atendidas el año pasado (son ahora 263 más) y que estaban formadas por un total de 2.733 personas. Se trata además de la cifra más alta de las registradas desde el año 2006. Se encadenan además de esta forma dos años con tendencia al alza en el número de familias cuya delicada situación económica deriva en serios problemas para poder alimentarse.

 

A la hora de buscar explicaciones a este fuerte repunte, Baza explicó que suelen ser familias nuevas, es decir, que no habían participado previamente en este programa. Ello puede deberse a que los cabezas de familia han agotado ahora sus prestaciones, aunque también hay casos en los que algunas familias o no se atrevían a pedir alimentos o acudían a los comedores sociales.

 

Precisamente, la derivación a estos centros es otra de las medidas que lleva a cabo el Ayuntamiento de León a fin de ayudar a las familias con necesidades básicas de alimentación. Concretamente, en el primer semestre del año se han registrado 21 casos de este tipo (fueron derivados al comedor Pío XII que gestiona Mensajeros de la Paz) frente a los 30 del mismo periodo del año anterior.

 

Estas iniciativas se completan con el convenio suscrito con el Banco de Alimentos (asociación sin ánimo de lucro que se nutre de recogidas solidarias y donaciones de particulares, asociaciones y superficies comerciales). Durante el primer semestre se ha derivado a esta entidad a un total de 170 familias (234 entre enero y junio de 2016). Hay algunos casos en los que estas familias no son aún beneficiarias del programa municipal y otros en los que los tres repartos anuales que se incluyen habitualmente en el mismo no son suficientes para hacer frente a su precaria situación.

 

Ayudas de urgencia social

 

Baza aportó estos datos durante la presentación del balance de las diferentes medidas que lleva a cabo el Ayuntamiento para ayudar a las familias en situación de necesidad. En este sentido, en el primer semestre del año se han concedido 398 ayudas de urgencia social con un presupuesto de 332.206 euros. Enseres básicos (29), comida (8) y alimentación específica para bebés (4), cuidado personal (4), farmacia (4), necesidades básicas de vivienda de agua, luz y calefacción (60, 67 en 2016), reparación del hogar (3), hipotecas (4) y pago de alquileres (282, 280 en 2016) son los principales conceptos de las ayudas concedidas por el Consistorio.

 

Baza recordó además los convenios con Viesgo, Gas Natural, Iberdrola y Aguas de León para garantizar la cobertura de las necesidades de agua, luz y calefacción de los ciudadanos. Durante el primer semestre se han realizado 15 gestiones para evitar el corte de luz.

 

Por lo que respecta a la Renta de Garantía Ciudadana, en el primer semestre se han tramitado 299 (frente a 364 del año pasado). Finalmente, los Centros de Acción Social (Ceas) han atendido a un total de 28.238 personas (el año pasado habían sido 36.294).

<< Go back to the previous page