Blog

Padre Ángel: "Dejar morir a los refugiados en los mares es una gran peste de hoy en día"

(Sanda Sáinz, La Rioja).- En 1962 el padre Ángel García Rodríguez fundó la ONG de ámbito internacional Mensajeros de la Paz que ha recibido premios como el Príncipe de Asturias a la Concordia y nominaciones al Nobel de la Paz. El objetivo principal en sus inicios fue acoger a niños y jóvenes integrándolos en la sociedad. Después creó la Asociación Edad Dorada para ayudar a las personas mayores. El padre Ángel acudió como invitado a las fiestas de Quel.

 

-Además de participar en la fiesta del Pan y Queso también ha realizado otras visitas estos días ¿no?


-Sí, estuve en la residencia de Quel (la iniciamos Mensajeros de la Paz hace muchos años aunque ahora no la gestionamos). También bauticé el domingo en Quel al hijo de uno de nuestros trabajadores y visité el barrio de las bodegas. Además, con el alcalde de Arnedo firmé un acuerdo de ayuda al pueblo de Nicaragua. El lunes acudí a la ermita y, como hace 500 años se hizo con las muertes por la peste, pedí a la Virgen de la Antigua y al Cristo que intercedan en otra peste, la que sufren los refugiados con la gente que no quiere acogerles. Dejarles morir en los mares es una gran peste hoy en día.

 

-¿Qué proyectos tiene para el 2018?

 

-Seguir ayudando a los refugiados, estar en la iglesia de San Antón (en Madrid) con todos los sin techo y continuar sensibilizando a las personas para que se den cuenta de que un mundo mejor es posible. Prueba de ello es el símbolo de solidaridad que se recuerda en Quel cada año con el pan y queso.

 

-¿Por qué cree que hoy en día todavía continúan problemas como el de los refugiados?


-Hoy en día se ha mejorado en cultura, medicamentos y sanidad, pero tenemos esta peste porque todavía no hay gobernantes, políticos, que sepan estar. El día en que se haga caso al Papa Francisco que dice que es una vergüenza lo que ha pasado en los mares, cambiará la situación. También hay que erradicar la pena de muerte. Sigue siendo otro campo da batalla.

 

-¿Son más necesarias que nunca organizaciones como Mensajeros de la Paz?

 

-Sí, son necesarias. Somos fruto de esta sociedad. Mientras la sociedad esté viva habrá una ONG casi en cada familia.

 

-¿Pensó que iba a llegar tan lejos?


-Bueno, uno siempre sueña pero a veces los sueños no se realizan y en otras ocasiones se superan. La verdad es que no pensaba que iba a llegar tan lejos pero sí creía en Dios y en los hombres hace 50 años y sigo creyendo hoy.

 

-Premios como los que ha recibido y nominaciones ¿ayudan?


-Siempre ayudan. Lo que pasa es que cuando uno tiene la edad que tengo yo, los premios no es que no te vengan bien, al final te ayuda mucho más poder besar a un niño o una persona mayor. Cuando visitas una residencia y te dicen 'hace tanto tiempo que nadie me besa'... Esos son premios de verdad, pero nada extraordinarios, son los que reciben un papá o una mamá cuando el hijo le dice 'te quiero'.

<< Go back to the previous page