A lo largo de nuestros más de 50 años de existencia, Mensajeros de la Paz ha generado confianza y credibilidad entre la sociedad, algo que luchamos por mantener día a día.

La fundación está sometida, entre otros, a la siguiente legislación: Ley 50/2002 de fundaciones y su normativa de desarrollo, la Ley 49/2002 de Régimen Fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y por el Real Decreto 1491/2011 por el que se aprueban las normas de adaptación del Plan General de Contabilidad a las entidades sin fines lucrativos, además de cumplir con las obligaciones laborales y fiscales y presenta los informes requeridos por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Esto es lo que avala nuestra transparencia:

ESTATUTOS

AUDITORÍAS INDEPENDIENTES

NUESTROS PLANES DE ACTUACIÓN

 MEMORIAS ANUALES

CONVENIO DE ACCIÓN E INTERVENCIÓN SOCIAL

TABLAS SALARIALES

 TRANSPARENCIA Y BUEN GOBIERNO

Contamos con un importante reconocimiento dentro del Tercer Sector: el Sello de Transparencia de la Coordinadora de ONGD, a la que la fundación Mensajeros de la Paz pertenece. Se trata de un certificado que, tras la auditoría externa de nuestras iniciativas, acredita nuestro trabajo como transparente y de buen gobierno en su autorregulación.

Para que una ONG pueda recibir este sello, es necesario que demuestre su ejercicio responsable: en la gestión de los fondos recibidos de la sociedad (acción pública de rendición de cuentas) y en la puesta en práctica de labores que combatan la vulnerabilidad social. Estas prácticas las visibilizamos a través de evaluaciones y memorias en línea con las estrategias del Sector.

La Coordinadora ha implementado, para ayudar a los interesados a saber más sobre nuestro trabajo, una Herramienta de Transparencia y Buen Gobierno de todas las ONGD, en la que aparecemos. El sello tiene vigencia hasta 2020. 

Como ONG evaluada, seguimos trabajando para mejorar la calidad de vida de las personas que atraviesan dificultades. Y reivindicamos a todas las organizaciones que se esfuerzan en combatir la desigualdad y son testimonios de paz y responsabilidad social. ¡Gracias!