Hoy se cumple un año del comienzo del de la erupción del volcán de La Palma, Cumbre Vieja. Queremos agradecer a todas aquellas personas y entidades que a través de nuestra Fundación colaboraron para ayudar a los miles de damnificados por esta catástrofe natural y, que nos permitieron llevar un poco de esperanza a la Isla de La Palma.

Aún son muchos los damnificados que siguen sin vivienda y que no han podido retomar su vida anterior. Ojala y muy pronto todos ellos vuelvan a disponer de una normalidad en su vida.

FUNDACIÓN MENSAJEROS DE LA PAZ