A mediados de octubre de 2015, el Padre Ángel viajó a las fronteras de Macedonia y Serbia, donde Mensajeros junto a la Fundación Remar ya estaban repartiendo comida caliente a los refugiados que estaban en Presevo y donde nuestro presidente comprobó la horrible situación en la que se encontraban estas personas, con el agravante de las malas condiciones meteorológicas y su vida a la intemperie.

Durante 2016 en el campamento de Presevo repartimos entre 200 y 300 menús diarios más té y galletas durante todo el día a emigrantes sirios, afganos, e iraquíes. En 2017 las necesidades han hecho que tengamos que ampliar nuestra ayuda y presencia allí y actualmente reciben ayuda más de 700 personas cada día.

Please follow and like us: