Comedor social de Santa Cruz, para personas mayores sin recursos

Desde 2015 Mensajeros de la Paz Cuba se encarga de recibir en este comedor, dentro de la parroquia de Santa Cruz del Norte, casi 90 ancianos que no tienen recursos para mantenerse autónomamente. Algunos físicamente estables, otros con enfermedades como el VIH o adicciones, tienen en común un desamparo filial que les deja en riesgo social. El comedor sirve un menú diario completo (cantinas de primero, segundo y postre) de lunes a sábado. En festividades (Navidad, Día de los Abuelos…) la comida que se ofrece es más especial, y se acompaña de actividades lúdicas, así como del acompañamiento afectivo habitual en este recurso de Mensajeros en Cuba. A este proyecto nuestra fundación ha destinado en 2018 26.496 euros.

Beneficiarios: 85 ancianos en riesgo social.

Comedor social para personas mayores sin recursos, en Marianao

Desde la parroquia de San Francisco Javier, Mensajeros de la Paz Cuba se encarga de mantener un comedor social en Marianao, en un barrio deprimido a causa del éxodo de la juventud y otros problemas. Este proyecto está dirigido a personas mayores sin recursos, en riesgo social a causa del deterioro sobrevenido por dependencias o la propia desnutrición. Se sirven desayunos y comidas completas, formadas por dos platos y postre. La comida es casera y ha alcanzado, en 2018, aproximadamente las 23.000 comidas y los 5.300 desayunos. En 2018, este proyecto se ha mantenido desde nuestra fundación con 26.496 euros en total.

Beneficiarios: 86 ancianos sin recursos

Residencia de mayores San José, en La Habana

Abierta desde 1999 para que sacerdotes mayores reciban una atención profesional y digna en la vejez, esta residencia ha alojado durante 2018 a cinco residentes. Esta residencia se ha financiado en 2018 con 12.000 euros de nuestra fundación.

Beneficiarios: cinco sacerdotes mayores

Casa de acogida Betania, para perdonas enfermas y sus familiares, en La Habana

También en la capital, este año Mensajeros de la Paz Cuba ha mantenido un proyecto creado en 2017, la residencia Betania, para personas enfermas y sus familiares acompañantes que se desplazan desde todas partes de la diócesis de Cuba. Esta residencia surgió con la vocación de atender integralmente a los enfermos de provincias que se van obligados a pasar largas estancias en La Habana y no tienen recursos para alojarse.

Se trata de dar acogida gratuita a quienes necesiten hospedaje y alimento al llegar a la capital cubana con la finalidad de recibir tratamientos médicos. De acuerdo con este objetivo, la residencia da techo y comida tanto al enfermo como al acompañante o si un enfermo está ingresado y es solo quien lo acompaña quien necesita ser atendido, también lo es.

Las reservas se hacen por teléfono y son necesarias, ya que no hay un gran número de habitaciones. El enfermo y el acompañante deben aportar su documentación, previsiones médicas y fecha aproximada del salida de la residencia.

El proyecto de la Casa Betania no sólo provee de hospedaje y manutención al enfermo y al familiar que lo acompaña, sino que nuestra organización también ofrece cuidados, información técnica y apoyo para los trámites relativos con los tratamientos de los pacientes, así como acompañamiento psico-emocional. La estancia se ajusta, por lo tanto, a las necesidades del paciente.

El proyecto está situado en un edificio anexo a la casa parroquial Santa Catalina de Siena, situada en el Vedado, en la esquina de 25 y Paseo. Este lugar fue cedido por el Arzobispado de La Habana desde que el monseñor Juan de la Caridad propuso este proyecto a Mensajeros de la Paz Cuba. Se eligió no solo por la disponibilidad del inmueble sino por su situación geográfica, ya que muy cercanos a la parroquia hay varios hospitales (los cinco hospitales especializados de la zona: el neurológico, el oncológico, el ortopédico, el Hospital Infantil Pedro Borras y el Hospital General Clínico Quirúrgico Manuel Fajardo.) y es conocido el calvario que viven muchos que vienen de lejos a ellos cuando no tienen dónde quedarse y la estancia es prolongada. Las instalaciones cuentan con dormitorios, salones comunes, cocina, patio y lavandería, con todas las comodidades. En 2018 hemos apoyado este proyecto con 6.000 euros en total.

Beneficiarios: hasta 5 pacientes y sus correspondientes familiares.

Entrega de bolsas de alimentos a ancianos sin recursos en Jibacoa

En el poblado de Jibacoa, donde no hay posibilidades de abrir un comedor social, Mensajeros reparte bolsas de alimentación, productos de higiene y de limpieza del hogar a ancianos sin recursos ni posibilidades de desplazamiento de sus viviendas. Este proyecto les permite salir adelante dignamente, sin carencias cotidianas. A este proyecto nuestra fundación ha destinado durante este 2018 6.000 euros.

Beneficiarios: 14 ancianos en exclusión

Teléfono Dorado, acompañamiento telefónico a personas en situación de soledad

Ubicado en La Habana, este proyecto consiste en que un equipo de voluntarios de Mensajeros de la Paz acompaña telefónicamente a personas que llaman de forma gratuita porque se sienten solas. Funciona de la misma manera que el Teléfono Dorado de Mensajeros de la Paz en España.

Beneficiarios: más de cien personas en situación de soledad.

Please follow and like us: