Introducción:

Mensajeros de la Paz está presente en el Perú desde el año 1994, en 22 asentamientos humanos de los distritos de Chorrillos, Barranco y Surco, zonas vulnerables situadas al sur de la ciudad de Lima. 

 Mediante nuestros proyectos, ayudamos a más de 870 personas de forma directa, (entre ellos, 268 niñas y niños) y a 620 personas indirectamente. Uno de los principales logros a destacar es la reducción de la anemia entre nuestras niñas y niños, y el mantenimiento del soporte educacional y psicológico para niños, niñas y familias a través de medios y materiales virtuales como redes sociales, videos, whatsapp y seguimiento telefónico.

 En esa misma línea, cabe destacar las capacitaciones a docentes para el fortalecimiento de su manejo de herramientas virtuales, así como otros talleres, escuelas de padres, apoyo efectivo a comedores populares, ollas comunes y entrega de 1.612 canastas de víveres a familias usuarias de nuestros proyectos en la zona del Morro solar y Manchay.

 En el Perú, nuestra labor se centra en la infancia de extrema pobreza y el adulto mayor.

Para ello, contamos con un Centro de Día y una Residencia de Mayores. Asimismo, llevamos ayuda humanitaria a los damnificados de desastres naturales, como en los casos de los terremotos de Pisco, Ica y Chincha a través del envío y distribución de medicamentos y alimentos y puesta en marcha de comedores infantiles populares de emergencia.

 De acuerdo a nuestras 3 líneas de acción (educación, salud y nutrición), en la actualidad se ejecutan un total de 6 proyectos en nuestros tres centros, donde contamos con la colaboración de la Fundación Mapfre.

 

    • Centro de Día Infantil Mensajeros de la Paz Perú
    • Comunidad Nuevo Milenio
    • Residencia para Adultos Mayores
    • Proyecto de Apoyo a la Defensa de la Vida de los Pueblos frente a la pandemia del Covid19

  

Centro de Día Mensajeros de la Paz Perú

 Se trata de un programa integral dirigido a niños y niñas en riesgo de exclusión social de 6 a 12 años de edad, procedentes de hogares vulnerables en las zonas de Chorrillos, Barranco y Surco. Se atiende en el marco de este programa a un total de 168 niñas y niños, con situaciones familiares precarias.

 Uno de los objetivos del proyecto es el de reducir la deserción escolar, meta que ha implicado necesariamente reforzar las capacidades del alumnado a nivel de comunicación digital. Para ello, contamos con dos aliados estratégicos: Fundación Mapfre y Fundación Telefónica, quienes hacen posible que los niños y niñas puedan comunicarse con las maestras y sus escuelas y seguir aprendiendo desde casa, cuando llegó la pandemia.

 Otro problema acentuado desde la irrupción de la pandemia es el de la violencia intrafamiliar. Para combatirlo, pusimos a disposición una línea gratuita de atención psicológica con la que atendimos 987 llamadas, logrando reducir los casos de violencia en los hogares. También atendimos 369 casos presencialmente, con la colaboración de estudiantes de Psicología de la Universidad Marcelino Champagnat y de la Universidad de Ciencias aplicadas, quienes apoyaron el proyecto de manera voluntaria.

 También mantenemos diferentes actividades que nos permiten tener un constante contacto con las familias, como los concursos de participación familiar, talleres cívicos sobre derechos del niño, cuidado ambiental o educación en valores.

 Por último, continuamos con la entrega de kits de aseo pensados para la prevención del Covid e impartimos talleres de nutrición y alimentación saludable a las familias, con la colaboración voluntaria de estudiantes de dietética de la Universidad de Ciencias Aplicadas. Además, gracias a la Fundación Crecer Jugando y al Banco de Alimentos de Perú, los usuarios del centro pueden recibir juguetes como obsequio por el Día del Niño.

Beneficiarios: 537 personas

 

Comunidad Nuevo Milenio

El Asentamiento Humano Nuevo Milenio se encuentra en el morro solar – Chorrillos, una de las zonas más pobres de Lima. Las familias que viven allí, en viviendas precarias, no cuentan con servicio de agua potable y  la reciben a través de un camión cisterna.

Mensajeros de la Paz imparte en esa zona talleres para niños de 3 a 12 años que presentan importantes carencias a nivel educacional, nutricional y socioemocional, por provenir de familias con falta de recursos económicos y situaciones de violencia.

Atendemos a 64 niños y niñas de la comunidad y realizamos diversos talleres de cuentacuentos, crianza positiva, comunicación asertiva, motivación escolar, inteligencia emocional, etc. Además de estos talleres para padres e hijos y del seguimiento escolar, también ofrecemos sesiones de atención psicológica.

También organizamos con las madres de familia la Olla común/Comedor popular de Nuevo Milenio, desde la que entregamos 2.300 kilos de verduras, 3.000 kilos de arroz, 1.200 kilos de fideos, 430 tarros de leche, 230 huevos, 1.800 kilos de menestras, además del aporte económico y la cocina industrial para que el comedor pueda funcionar. Contamos, para ello, con tres aliados estratégicos: el Banco de Alimentos del Perú y Supermercados Peruanos.

Beneficiarios: 164 personas

 

Residencia para Adultos Mayores

 

La residencia para adultos mayores que Mensajeros de la Paz mantiene en Perú tuvo que ajustarse durante la pandemia al aforo establecido por el Ministerio de Salud. Gestionamos la vacunación del Covid en dicha residencia, obteniendo un 100% de vacunados con ambas dosis, tanto residentes como personal.

 

Se trata de un centro donde desarrollamos talleres ocupacionales con los residentes, desde ejercicio físico, gimnasia, hasta actividades de estimulación cognitiva, meditación, yoga o juegos dinámicos. También organizamos conferencias, por ejemplo sobre nutrición, con estudiantes de Dietética de la Universidad de Ciencias Aplicadas; u otras centradas en la autoestima, para dar soporte emocional a nuestros adultos mayores. 

 

Beneficiarios: 20 personas

 

Proyecto de Apoyo a la Defensa de la Vida de los Pueblos frente a la Pandemia del COVID-19

 Mensajeros de la Paz continua apoyando el Proyecto de Apoyo a la Defensa de la Vida de los Pueblos frente a la Pandemia del COVID-19, desarrollado en San José del Amazonas (Loreto, Perú). 

 La situación de emergencia sanitaria a causa de la pandemia del coronavirus fue especialmente grave en la Amazonía peruana. La red sanitaria estatal se desbordó debido a las necesidades de tratamientos, oxígeno y material de seguridad para el personal de salud. 

 Las comunidades ribereñas e indígenas, pertenecientes al territorio del Vicariato San José del Amazonas, se encontraban indefensas frente a la pandemia del COVID-19 por las muchas carencias del sistema de salud pública. Entre ellas, la falta de cilindros de oxígeno, imprescindibles para el tratamiento contra el COVID-19; la falta de medicamentos para el alivio de los síntomas asociados al coronavirus; la falta de medicamentos para atender las epidemias habituales de la región (dengue y malaria); falta de equipos de bioseguridad para la protección de médic@s, enfermer@s y técnic@s de salud, (son muy pocos los profesionales de salud que trabajan en la selva y muchos de ellos se contagiaron al inicio de la pandemia). Por último, otro factor que contribuyó a la gravedad de la situación fue el hecho de que la mayoría de la población amazónica tiene un sistema inmunológico debilitado por su mala nutrición, por lo que eran más vulnerables a contraer el virus.

 Así, el programa apoyado por Mensajeros de la Paz distribuye los medicamentos, oxígeno y demás insumos médicos, consiguiendo apoyar al personal y pacientes de 2 hospitales rurales, 15 centros de salud y 68 puestos de salud de atención gratuita primaria.

 Gracias al proyecto hemos enviado medicamentos específicos para unos 1.000 pacientes con COVID moderado (casi un 0,7 % de la población total del Vicariato, siendo la tasa de letalidad del virus de aproximadamente el 1%) y para unas 3.500 personas con síntomas leves. También hemos podido facilitar acceso al oxígeno medicinal en las comunidades lejanas y más afectadas. En concreto: 25 balones de oxígeno para pacientes graves y 46 concentradores de oxígeno para los pacientes moderados.

 Por último, con este proyecto se complementa el abastecimiento que hace la Dirección Regional de Salud de equipos de protección para el personal médico de los puestos y centros de salud, garantizando materiales como mascarillas, guantes, lentes de seguridad, protectores faciales y trajes de seguridad a los equipos de 71 establecimientos de salud (es decir, unos 350 trabajadores, entre médicos, técnicos de enfermería y laboratorio, etc.).

 

Asimismo, se ha conseguido una subvención de la Fundación Mapfre. Con esta importante donación, reforzaremos la lucha contra la COVID-19 en todo el territorio vicarial, adquiriendo el equipamiento necesario, garantizando el traslado de pacientes de emergencia, apoyando la campaña de vacunación, enviando materiales sanitarios básicos para combatir la pandemia a las postas de salud rurales y renovando la embarcación fluvial en la que se realizan campañas de salud a lo largo de 700 km del río Napo, Curaray y sus afluentes. Todo esto permitirá el control del COVID, así como tratamientos y control de otros brotes.

 

Además, este año se pudo culminar la construcción de un un edificio-sala de usos múltiples para uso pastoral en el puesto de misión de Islandia, dentro del mismo Vicariato, ejecutando una ayuda enviada por parte de la Fundación Mensajeros de la Paz. 

 

Por último, en el mes de septiembre de 2021, tuvimos el honor de recibir la visita en la sede de la Fundación Mensajeros de la Paz del Mons. José Javier Travieso Martínez, Obispo del Vicariato Apostólico de San José de la Amazonía, junto al Misionero Padre César Caro. Nos pudieron contar la marcha de los proyectos de ayuda humanitaria que llevan a cabo, en los que nuestra Fundación colabora hace unos años. Les pudimos mostrar las instalaciones del Banco Solidario y del Ropero Solidario.

Beneficiarios: 4.500 personas