Nuestro querido amigo Florant, responsable de Mensajeros de la Paz en Benín, envía estas fotos y ha comunicado a Rafael Campillo que ya está en funcionamiento el centro social que se ha construido y puesto en marcha gracias al dinero recaudado en los últimos congresos “Vida después de la Vida”.

A este centro ya han empezado a llegar los primeros niños procedentes de las canteras, así como otros niños de la zona en peligro de caer en la explotación infantil.

En el centro trabajan sus mamás mientras que los niños hacen actividades escolares y lúdicas.

Será un trabajo lento y difícil el poder acabar con la explotación infantil en estas canteras, pero estoy convencido que entre todos lo vamos a conseguir.

Florant agradece a todos los que han hecho posible este centro su confianza y colaboración.